ALIMENTOS QUE NO DEBES COLOCAR EN EL REFRIGERADOR Y NO SABIAS

En ocasiones tendemos a almacenar las cosas en el refrigerador como si de un armario cualquiera se tratase. Si no tenemos espacio suficiente en otro sitio puede que pensemos “bueno, en la nevera siempre están mejor las cosas”. Pero la realidad no es así; hay ciertos alimentos que pierden parte de sus propiedades al someterlos a tan baja temperatura.

Entre otras cosas, su sabor. Puede que pensemos que vale la pena sacrificar algo de paladar en favor de que duren más tiempo, y sin embargo lo estamos viendo desde el punto de vista equivocado. 

[sam_pro id=1_4 codes=”true”]

 

  • Las patatas no deben refrigerarse, porque el almidón que tiene esa legumbre se transforma luego en azúcar. Para evitarlo, guárdelas en un paquete de papel y póngala en la dispensa.
  • El aguacate sólo debe ir a la nevera cuando sobra de una comida y aún así, debe estar envuelto en plástico y preferiblemente después de haber recibido unas gotas de jugo de limón.
  • Hablando de la banana, también hay algunas técnicas para mantener la calidad de esa fruta. Si está verde, debe mantenerse fuera de la nevera y con el tallo cubierto con papel aluminio.
  • En el caso de la sandía, esta sólo debe ir a la nevera cuando ya está cortada y aún así cubierta con plástico. Fuera de la nevera, esta fruta mantiene sus antioxidantes intactos.
  • La cebolla es un ejemplo claro que rompe con la idea de que la heladera preserva los alimentos. Al ser almacenada en la nevera, se pudren con más facilidad que si estuviera fuera.
  • Si deseas que el ajo dure por mucho tiempo, opta por guardarlo en un lugar fresco y seco. En la nevera, si está sin la cáscara se tornará fofo y con ella; seguramente el ajo se resecará.
  • Al ser guardados en la nevera, los tomates toman un aspecto parecido a la harina: perdiendo el sabor y la calidad. Pueden incluso servir para una salsa, pero no en su ensalada.
  • La albahaca es un tipo de condimento que no soporta el frío, por lo que la mejor forma de almacenarlo es cortando sus tallos en la diagonal y colocarlos en un vaso con agua limpia.

Entradas relacionadas