Inicio » ¿Sabias que... ? » Estos son los beneficios de comer tacos de tripa

Estos son los beneficios de comer tacos de tripa

Contrario a lo que se podría creer, los beneficios de comer tripas son altísimos

Desde los primeros tiempos del hombre se aprovechaba toda la carne de los animales que cazaban para comer, incluyendo sus órganos, como corazón, tripas, riñones, cerebro y hasta los testículos.

Y aunque la modernidad nos ha concentrado más en la carne magra que en los órganos de los animales para nuestro consumo, es importante decir que los beneficios de comer tripas son altísimos. ¡No por nada son de los más pedidos en los puestos de tacos!

Los beneficios de comer órganos como las tripas son varios, entre ellos que son una fuente poderosa de hierro altamente biodisponible, el cual, puede ser mejor absorbido que el hierro que proporciona la fuente vegetal.

Por otro lado, las tripas especialmente de res tienen otros nutrientes como niacina y vitamina B12, además de que contiene un importante mineral llamado manganeso. De acuerdo con la sección Healthy Eating del sitio San Francisco Gate, “una porción de intestino de res puede ayudar a cumplir con la ingesta diaria recomendada de proteínas, que para los adultos es de entre 5 y 6 1/2 onzas”.

Una porción de tripa de aproximadamente 114 gramos contiene 96 calorías, 14 gramos de proteína y cerca de 2 gramos de grasa saturada. “El límite diario recomendado de grasa saturada es de 30 gramos para un hombre y 20 gramos para una mujer. El mismo tamaño de porción de tripa también tiene 138 miligramos de colesterol, que es entre el 46 y el 69 por ciento del límite diario de colesterol recomendado por la American Heart Association”.

Otros beneficios son:

  • Las tripas son una buena fuente de fósforo
  • Ofrecen zinc.

La mayoría de los órganos son extremadamente nutritivos. De hecho, la mayoría son más densos en nutrientes que la carne de músculo. Así que ya sabes, comerte unos ricos tacos de tripa lejos de perjudicarte  te puede traer grandes beneficios.

Fuente:

Autor: Berenice Nava
Etiquetas