¡INCENDIOS SIN CONTROL EN CALIFORNIA!

Los graves incendios forestales que azotan el estado de California han provocado hasta ahora 31 muertos y miles de evacuados, según los últimos datos oficiales.

Al menos cinco personas perdieron la vida en Paradise, en el norte del estado, dentro de sus automóviles, en los que intentaban huir de las llamas, mientras otras víctimas fueron encontradas en sus viviendas. Más de 6.700 edificios, la mayoría casas particulares, resultaron destruidos en el condado de Butte, lo que convierte al siniestro en el incendio más destructivo de la historia del estado. En total, más de 150 mil personas tuvieron que abandonar sus casas y muchas pernoctaron en sus automóviles.

También Malibú, en el sur, donde tienen sus mansiones muchos famosos de Hollywood, se ve amenazada por un gran incendio. Los bomberos alertaron sobre la rápida expansión de las llamas, facilitada por los vientos. En una zona cercana, el fuego consumió la superficie equivalente a seis campos de fútbol en un minuto. La escuelas permanecieron cerradas y se suspendieron todas las actividades al aire libre, mientras se producían cortes eléctricos.

Miles de bomberos de varios estados luchan contra las llamas. Son varios los focos del incendio: el más grave, el bautizado como “Camp Fire”, comenzó el jueves y se extiende ya a más de 30 mil hectáreas en la zona de Paradise, mientras otros dos incendios azotan el sur, a más de siete horas de distancia en automóvil: uno de ellos afecta a 14 mil hectáreas en el condado de Ventura, cerca de Los Ángeles, y otro a Thousands Oaks.

Las elevadas temperaturas y la sequía que persisten en la región hacen que el riesgo de incendio en la costa oeste de Estados Unidos sea alto. Los fuertes vientos empeoran la situación.

El gobernador de California, Jerry Brown llamó al gobierno federal a que declare como desastre mayor a los incendios forestales que afectan el estado, que han causado al menos 31 muertes, la destrucción de miles de hectáreas, casas y estructuras y evacuado a miles de residentes.

“Esta no es la nueva normalidad, esta es la nueva anormalidad”, dijo Brown, quien advirtió que estas situaciones continuarán en los próximos 15 o 20 años al señalar que la ciencia ha vaticinado que la sequía, el calor, entre otras cosas aumentarán”.

“Aquí tenemos un verdadero desafío que amenaza todo nuestro estilo de vida, por lo que tenemos que unirnos”, apuntó. “La tierra y el aire, luego los vientos se elevan a 100 kilómetros por hora, esto es lo que sucede”, dijo Brown.

Este incendio, el más destructivo del estado, ha sido controlado en un 25 por ciento por los bomberos.

[sam_pro id=1_4 codes=”true”]

 

Entradas relacionadas