Inicio » ¿Sabias que... ? » Trucos y consejos para rendir al máximo en el trabajo

Trucos y consejos para rendir al máximo en el trabajo

Algunos puestos de trabajo son más exigentes intelectualmente, otros lo son más en cuanto a rendimiento físico. Pero seguro que, como buen profesional que eres, siempre quieres mostrar la mejor versión de ti mismo y cumplir satisfactoriamente con todos los retos que se te plantean. Sin embargo, si a veces tienes un pico de trabajo, en este post te facilitamos algunos consejos y recomendaciones para que puedas rendir al máximo sin morir en el intento.

  • ¿Cinco minutos más? Reprogramar el despertador no contribuirá a que descanses más. Sin embargo, levantarte a la primera alarma, hará que te sientas más decidido y con más determinación. ¡El día lo puede requerir!
  • Ejercita cuerpo y mente. No hace falta que salgas a correr a diario, pero sí es aconsejable que algún día a la semana entrenes antes de ir a trabajar. Estirar músculos y articulaciones y recargar tu energía contribuirá en tu rendimiento físico. Por otro lado, llevar a cabo ejercicios de relajación o meditación de forma habitual, sólo diez minutos al día, ayuda a controlar la respiración y controlar la ansiedad y el estrés. Eso ayudará a reducir el riesgo de fatiga física y mental.
  • Antes de salir de casa, desayuna lo necesario. Empieza tomando fruta fresca o un zumo de fruta natural y sigue con un café con leche y cereales. La cafeína es un nutriente natural que puede ayudar a mantener tu atención y concentración, clave para el rendimiento intelectual. Ten en cuenta que estar en ayunas  afecta al humor y, en consecuencia al ambiente en el trabajo, y al rendimiento del todo el equipo.
  • Mueve el esqueleto de camino al trabajo. Si te es posible, aprovecha el desplazamiento al trabajo para caminar, o ir en bicicleta, especialmente si no has entrenado por la mañana. El trayecto al trabajo es un buen momento para estirar músculos, alejar la pereza y despejar la mente.  
  • Ya en el trabajo, lo primero es organizarte el día. Empieza por planificar tu jornada: Pon prioridades a las tareas y organízate en función de las necesidades. Deja para después de comer las tareas que requieren menor esfuerzo; ten en cuenta que no sólo la digestión, sino también la función cerebral, y todo nuestro metabolismo necesita energía.
  • Muestra siempre una actitud positiva y aléjate del mal humor. Los comportamientos negativos, las quejas y los rumores intoxican el ambiente de trabajo y repercuten en una mala ejecución.
  • Asegúrate de parar cada dos horas. Por mucha concentración que requiera un trabajo, es recomendable darte un respiro. Las pausas permiten romper con la monotonía y son una puerta de entrada a la creatividad. Sin duda, estimular la creatividad es beneficioso para el rendimiento en el trabajo.
  • Aliméntate bien, comidas ligeras y sanas. Si almuerzas en el trabajo, asegúrate de comer de forma saludable, incorporando en tu dieta habitual las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para rendir bien, tanto física como mentalmente. Recuerda que, además, tienes a tu alcance una amplia gama de complementos alimenticios para tu rendimiento físico y mental.
  • Cuando termines, asegúrate de desconectar del trabajo. Chequea las tareas realizas y haz una previsión del día siguiente. Apaga ordenados y olvídate del trabajo. Tu vida personal está de vuelta y ¡hay que disfrutarla! Si no has podido hacer deporte por la mañana, el atardecer también puede ser un buen momento. En este post te contamos los beneficios de hacer deporte
  • Desconecta de pantallas también en casa. No te vayas a dormir con la cara iluminada por pantallas: móviles, tabletas y televisores no deben ser tu última actividad antes de ir a la cama. Y duerme, unas ocho horas, si es posible. El sueño te permitirá relajar y reconfigurar tu cerebro. Así, estará listo para un nuevo día, y para rendir otra vez al máximo.

Fuente:

Autor: Berenice Nava
Etiquetas